A nivel mundial los sistemas alimentarios son responsables del 70% del agua que se extrae de la naturaleza, causan el 60% de la pérdida de biodiversidad y generan hasta un tercio de las emisiones humanas de gases de efecto invernadero. Entre ellos, el 57% de las emisiones de toda la producción de alimentos provienen de la cría de animales para carne y productos lácteos, además de la producción de cultivos para alimentación animal.

El veganismo, si bien es más que un cambio en la alimentación, pues implica una transformación de todo el sistema de consumo no solo de productos sino también se refiere al lenguaje que utilizamos y cómo percibimos a los demás animales, uno de los aspectos más importantes del veganismos es la alimentación, sobre todo en un momento planetario donde el cambio climático amenaza el hábitat de millones de especies, incluyendo al ser humano, empujándolas hacía la extinción. 

Esto, sumado a la conciencia ciudadana cada vez más creciente en torno a la empatía, el respeto y compasión hacía todos los animales, ha logrado que más personas estén optando por el veganismo como un modo de vida. Las buenas noticias son que el mercado está respondiendo.

A nivel mundial la demanda de alimentos de origen vegetal va en aumento. El crecimiento anual promedio en los lanzamientos globales de alimentos de origen vegetal creció un 58% entre 2015 y 2019, mientras que las ventas de carne alternativa actualmente representan el 1% del mercado mundial de carne, pero esto podría crecer hasta 10% para 2030. En Estados Unidos las ventas minoristas de 2021 mostraron que el 62%, 79 millones de los hogares estadounidenses ahora compran productos de origen vegetal y los consumidores están motivados a comprar alimentos que se alineen con sus valores y limiten su impacto en el medio ambiente.

Colombia, no se queda atrás, el reciente estudio realizado por HappyCow y Veganuary, reveló que Latinoamérica cuenta con más de 9 mil lugares con opción vegana. Brasil lidera la oferta, con el 32,4%, seguido por México con el 25,9%; Argentina con el 10,6%; Colombia con el 10,1% y Chile con el 8,4%. Bogotá se encuentra dentro del top 5 de ciudades con más opciones veganas de Latinoamérica, mientras que en el país, Medellín y Cartagena son las ciudades más amigables con los veganos, seguido por Cali y Pereira.

“El crecimiento de la oferta vegana en Latinoamérica, está logrando que más personas se animen a probar la alimentación vegana y mantenerse en ella, siendo un mercado que se posiciona y competirá firmemente con el de productos de origen animal en un mediano plazo”, afirma Mauricio Serrano, director de Veganuary Latinoamérica.

A nivel de productos, Colombia también ha visto un claro crecimiento. Actualmente, más de 30 marcas de alimentos ofrecen productos veganos en Colombia, muchas de las cuales están disponibles en almacenes de cadena. Los emprendimientos veganos en Colombia también han crecido, nuevas marcas como KIBO, Planeta-v, Vegeta Foods, Krima, Mumma y muchas más le están apostando a un sistema alimentario sostenible y libre de crueldad en Colombia.

Desde SOS Animales Colombia celebramos hoy 1 de noviembre el Día Mundial del Veganismo, resaltando la importancia en el cambio de los patrones de consumo y haciendo un llamado al gobierno a respaldar esta necesaria transformación con políticas e iniciativas educativas sólidas.

El último informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) dejó claro que alejarse de la agricultura animal industrial es un componente clave para cumplir los objetivos del cambio climático: “La reducción del consumo de carne es una de las medidas más efectivas para mitigar las emisiones de GEI, con un alto potencial para el medio ambiente, la salud, la seguridad alimentaria, la biodiversidad con enormes beneficios para el bienestar de los animales”, concluye el informe.

El veganismo se trata de un cambio de estilos de vida y comportamiento, sin embargo, la promoción de la alimentación a base de plantas sobre el consumo de carne, lácteos y huevos y todos aquellos productos y actividades en las que se utilicen a los animales deben ser prioridad del gobierno, así como el diseño de una infraestructura para hacer que las opciones sostenibles y libres de explotación animal sean más accesibles.

“Esta es una oportunidad única para innovar y optimizar la forma en que nos alimentamos, consumimos y nos relacionamos en beneficio de todos” afirma Cecilia Angulo, directora de SOS Animales Colombia. 

Publicaciones Recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡agrega el tuyo a continuación!


Agregar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *